Contratación electrónica o Smart Contracts

La expansión de Internet y los dispositivos electrónicos han dado lugar a nuevas realidades que han modificado la forma de relacionarnos, y que, como consecuencia, han abierto un sinfín de posibilidades, tanto a empresas como a administraciones públicas, cambiando por completo los procedimientos y usos de vida tradicionales a los que estábamos acostumbrados.

En la esfera empresarial, las oportunidades se han multiplicado, gracias a las herramientas que ofrecen las nuevas tecnologías para el desarrollo de ideas y la comercialización de las mismas. En este punto, el comercio electrónico y la contratación electrónica, a través de los conocidos como Smart contracts o contratos inteligentes han supuesto una auténtica revolución, llegando al punto de que, en la actualidad, más de la mitad de los contratos que se formalizan son a través de esta vía.

En el caso concreto del comercio electrónico o venta online, el incremento es exponencial, subiendo cada año la cifra del volumen total de ventas en un importante porcentaje.

En este contexto, el legislador español ha promulgado una serie de disposiciones normativas con el fin de regular todo el campo de actuación de los llamados Smart contracts, entre las que se encuentra, como eje principal de partida, la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico. Esta Ley ha sido creada para dar lugar a una mayor protección de los intereses de los destinatarios de servicios, de forma que éstos puedan gozar de garantías suficientes a la hora de contratar un servicio a través de Internet. De este modo, el articulado impone a los prestadores de servicios la obligación de facilitar el acceso a sus datos de identificación a cuantos visiten su dominio en la web; la de informar a los destinatarios sobre los precios que apliquen a sus servicios y la de permitir la visualización, impresión y archivo de las condiciones generales a que se someta, en su caso, el contrato.

Por todo ello, nuestro objetivo es acometer la necesaria especialización y adaptación a la Era digital a través del desarrollo de soluciones innovadoras diseñadas para ayudar a nuestros clientes, dando lugar a una mayor expansión de sus servicios y proporcionando nuevas alternativas y oportunidades.

Nuestra oferta de servicios incluye:

  • Toma y análisis de datos.
  • Elaboración del contrato de comercio electrónico en base a los datos facilitados por el cliente.
  • Asesoramiento al área informática para una adecuada publicación en la página web.
  • Respuesta a las incidencias y cuestiones de la empresa en materia de comercio electrónico.
  • Defensa jurídica en materia de comercio electrónico, en vía administrativa ante Consumo.
  • Seguro de Responsabilidad Civil hasta 600.000 €.