La Inspección de Trabajo ha fijado como uno de los objetivos fundamentales de su Plan Estratégico Nacional 2018-2020, asegurar el cumplimiento de las normas en materia de igualdad y no discriminación.

Respetar la ley de igualdad entre mujeres y hombres, así como evitar la discriminación por razón de sexo y/o género es obligación de todas las empresas. Pero existen 3 casos en los que es de obligado cumplimiento la elaboración y puesta en marcha de un plan de igualdad en la empresa.

  • Empresas de más de 250 trabajadores/as
  • Empresas cuyo convenio así lo exija
  • La autoridad laboral se lo haya impuesto.

El incumplimiento de elaboración, o la no aplicación de los planes de igualdad, en estos casos, incurrirán en una infracción muy grave, con sanciones de entre 6.251 y 187.515 euros.

El ejecutivo pretende reforzar el cumplimiento en materia de igualdad en las empresas a través de una proposición de ley presentada en el Congreso para la igualdad retributiva. Esta supone la realización de auditorías salariales obligatorias que incrementarían las sanciones en los casos que se demuestre la existencia de una brecha salarial. Estas sanciones tendrían un importe de hasta el 1,3% de la masa salarial de la compañía si se descubre que se paga menos a una mujer que, con la misma cualificación, desempeña el mismo trabajo que un hombre.

Tener implantado un plan de igualdad no sólo evita la sanción económica a la empresa, si no que realiza un bien para con la sociedad. Por ello, el Ministerio reconoce a las compañías que destaquen en sus políticas y acciones de igualdad de oportunidades un Distintivo de igualdad en la empresa, reconocimiento público y marca de excelencia.

Para concluir mencionar que la nueva ley de contratación pública incluye como condición para la adjudicación de contratos públicos la incorporación de este tipo de planes.

 

Para más información pinche aqui