Loading...
Corporate Compliance 2017-05-17T11:38:01+00:00

La incorporación a nuestro sistema legal de la responsabilidad penal de las personas jurídicas tiene lugar con motivo de la reforma del Código Penal, operada por la Ley Orgánica 5/2010, de 22 de junio, que introduce por primera vez en el Código Penal una regulación expresa de la responsabilidad penal de las personas jurídicas por los delitos cometidos en su nombre por sus representantes, administradores de hecho o de derecho, trabajadores y/o empleados.

Si bien es la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, por la que se modifica el Código Penal, en vigor desde el 1 de julio de 2015, la que supone una trascendental transformación de los extremos básicos del régimen de responsabilidad penal de las personas jurídicas, introduciendo un sistema que permite a las empresas quedar exentas de responsabilidad penal, para lo cual resulta imprescindible adoptar y ejecutar protocolos de prevención de riesgos penales, lo que se ha denominado Compliance Penal, que vienen a ser sistemas de control y vigilancia interna cuyo objetivo es detectar y prevenir la comisión de delitos en el ámbito de la actividad de una empresa.

El Compliance penal define las políticas y procedimientos a seguir por la empresa con el objetivo de prevenir conductas delictivas que puedan generar responsabilidad penal de la persona jurídica, describiendo el régimen de responsabilidad penal, clasificando los riesgos relevantes que pudieran derivarse para la Empresa y estableciendo las medidas internas de control.

Dada nuestra amplia experiencia en el sector, el objetivo de GM Consultores y Abogados es brindar un asesoramiento integral a su empresa en el proceso de implantación de unas políticas activas en materia de prevención de riesgos penales adaptadas a las características y actividades de la misma y evidentemente dando cumplimiento a las exigencias legales en la materia, de forma que el compliance penal le permita ejercer el debido control sobre su compañía.

Nuestra oferta de servicios incluye:

  • Análisis, con el Compliance Officer, de las actividades de la empresa, para determinar el mapa de riesgos penales de la empresa.
  • Determinación e implantación del canal de comunicación.
  • Elaboración de un código de buenas prácticas en la empresa.
  • Elaboración de un manual deprevención de riesgos penales.
  • Formación al personal de la empresa: Reuniones departamentales para dar a conocer a cada empleado con el contenido del plan.